Cómo verter cerveza del grifo sin espuma.

Haz tu propia cerveza en casa. Entra y aprende todo sobre la fabricación de Cerveza Artesanal.

Todo cervecero casero sueña con el día en que pueda despedirse de una botella. Cambiar a un sistema de barril dice mucho de ti. Te encanta el control, la calidad y estás comprometido. Entonces, cuando invierte el dinero que tanto le costó ganar en un sistema de derrames, la espuma ya no es aceptable. Además, has pasado horas con esta cerveza.

Limpieza, desinfección y elaboración de la receta casera perfecta. Has controlado el fuego, el líquido hirviendo, el equipo pesado y claramente tienes paciencia. ¿Todo este trabajo duro por un buen vaso de espuma fría? Creo que no.

Entonces, ¿por qué sentimos espuma en casa cuando nuestro abrevadero favorito de al lado parece haberlo solucionado? La respuesta es equilibrio. La distribución del borrador depende de 3 variables clave, y todas deben trabajar juntas. Si una o más de las variables son incorrectas, se encontrará bebiendo espuma con espuma. El concepto detrás de esto puede ser bastante complejo. Se trata de matemáticas, ciencia y física, ¡aburrido! ¡Esto es elaboración casera, diablos, debería ser divertido!

Una guía rápida para reducir la espuma de cerveza en el grifo

  1. Temperatura:

    la cerveza se puede servir a diferentes temperaturas según el estilo, el equipo y la tradición, pero las temperaturas superiores a 4 º C son problemáticas. Cuanto más caliente esté la cerveza, más espuma tendrás. La temperatura más estable para la cerveza de barril es a unos 3 º C. Sin embargo, mida la temperatura de su cerveza en un vaso, no en el refrigerador, porque la cerveza puede calentarse en fila cuando entra en su vaso. Puede usar el control de temperatura de fermentación para establecer la temperatura ideal.

  2. Presión aplicada:

    la aplicación de presión de CO2 al barril mantiene la cerveza carbonatada y permite que la cerveza se empuje del barril al grifo. Demasiada presión y la cerveza fluirá demasiado rápido, lo que hará que el CO2 se escape de la solución. Demasiada poca presión y su cerveza en el barril se desmoronará. Pero el programa de carbonatación le ayudará a determinar la presión aplicada correcta. Para la mayoría de los estilos a 3 grados, apunte a 8-10 psi. Un mezclador de control de flujo también puede ayudar a marcar la dosis.

  3. Limitación:

    la longitud y el diámetro interior de la línea de cerveza son importantes. La cerveza debe reducir la velocidad antes de llegar al grifo. Cuanto menor sea el diámetro, más restricciones. La tubería ID de 3/16 » es ideal. Si la temperatura y la presión son correctas, la pinta debe verterse en 7-8 segundos sin exceso de espuma. Si toma más tiempo, intente acortar la línea 15 cm.

Los sistemas de mantenimiento vienen en muchas formas y tamaños, pero los principios básicos siguen siendo los mismos. Equilibre estos 3 parámetros y le prometo que estará en camino hacia la pinta perfecta. ¡A tu salud!

Deja una respuesta